Querida mejor amiga

Falta menos de un mes para que compartamos algo más que los más de 24 años que nos unen de amistad. Menos de un mes para que nuestra familia crezca y para que Gabriel se convierta casi casi en hermano mayor, nosotros en tíos, pero sobretodo ustedes en papás.

Antes de empezar a contarte lo que te espera quiero decirte que lo vas a hacer excelente. Lo sé.

Quiero empezar por decirte lo más evidente: Tus noches no serán las mismas jamás, aunque ya empezaron a cambiar, van a cambiar más. Aún así, no las vas a sentir pesadas y vas a tener energía incluso cuando creas que no.

Te vas a angustiar, vas a llorar por emociones totalmente opuestas y muchas veces sin saber porqué. Tu frustración será más común y tus miedos serán por todo y a veces por nada. Muchas veces pensarás que las cosas no tienen solución, tú vas a saber encontrarlas.

Vas a oler a todo (y de todo también).

Antes de tomar una decisión, vas a preguntarte mil veces si es la correcta, la que elijas tú con el corazón, la será.

Tendrás obsesiones y en los primeros meses dos en particular: su pelo y sus pies. Aprovéchalos. Ese olor se va cuando crecen y de verdad que lo extrañas.

Vas a valorar, aún más, a todas las mamás del mundo, pero sobretodo, a la tuya.

La vas a fregar, una y otra vez. Y te vas a sentir la peor, no lo vas a ser. Tú también eres un nuevo ser humano, el bebe no será el único que está aprendiendo a crecer.

Los libros van a estar de más. Te van a ayudar, pero vas a ser una experta en el tema de la maternidad, crianza y familia.

Tu vida en pareja va a cambiar y muchísimo. Van a pasar de ser dos, a ser uno solo. Van a ser familia, equipo, un corazón solito que los primeros años se centrará en el bebé. Créeme, poco a poco ese tiempo de a dos se va recuperando, y nos vas a tener a nosotros para que tengan ese espacio siempre que quieran 💛

Vas a ser diferente, vas a cambiar en todo sentido. Vas a ser una mejor versión de ti (como si eso fuera posible) y él te va inspirar a querer ser mejor siempre.

Conforme vaya creciendo él y vayas creciendo tú (en edad y como mamá-hijo) vas a voltear y decir: lo estoy haciendo bien. El bebe va a ser el reflejo de ustedes y el amor que ya le están dando.

Vas a entender que en realidad no me entendías del todo. Hoy sé que lo haces (y cada vez más) y no puedo estar más agradecida con Dios y con la vida de que seas mi mejor amiga y mi familia. Hoy sé que los tiempos siempre van a ser perfectos y que mi mayor ventaja va a ser Gabriel, pero que voy a estar para ti igual o más de lo que tú estuviste y estás siempre que lo necesitamos.

Muero de ganas de tenerlo en mis brazos y acompañarte en esta aventura tan linda. Siempre.

¡Bienvenida a la maternidad!

Los adoro con todo el corazón ❤️

Mili