¡Feliz día a ella!

¿Tienen una idea de cuántas veces me han dicho: “la yeya es lo máximo”? Calculen que Gabriel tiene 5 años y medio y me lo dicen casi quincenal. (Y la tercera parte es Gabriel quien lo dice)

Mi mamá es lo máximo. No sé si la mejor del mundo, pero sí la mejor para mí.

Ha sabido ser amiga cuando lo he necesito, mamá estricta cuando ameritaba e incluso papá cuando podía.

Mi mami es esa luz que encuentras a lo largo del camino que recorres y está encendida cuando verdaderamente lo necesitas, y se apaga cuando debes caminar con miedo pero tienes que avanzar.

Es la mejor de las amigas, una hermana-cuñada linda, una tía cheveraza, una abuela inigualable, una suegra engreidora y hoy más que nunca puedo decir, una hija excepcional.

Mi mamá es la mujer más fuerte que conozco. Humana, sincera y cálida.

Puede ser la más asada si la buscas también, pero es parte de su esencia tan especial.

La yeya es lo máximo y yo muero por ella. Cuando la veo con Gabriel, con Alberto Luís, cuando trabajamos juntas, con sus amigas, con mi abuelita o sola.

Me llena el pecho de orgullo decir que ella es mi mamá y que mucho de lo que soy es por y para ella.

¡Feliz día, yeyita! Y a todas las mamis del Perú! 🇵🇪