Convivir y criar

Cuando sigues “el orden de las cosas”; es decir: te enamoras, te casas, convives y tienes tus hijos, de alguna manera te “preparas” para dar cada uno de esos pasos que “tocan”.

Bueno, yo no me preparé para muchas cosas, ni tampoco respete “el orden que debe ser”. Pongo todo entre comillas porque desde mi experiencia, todo es relativo. De hecho cuestan las cosas, cuando uno decide hacerlas diferente. Adelantar tiempos, atrasar planes y alterar ese “orden” tiene sus pro y sus contras. Siempre diré que Gabriel vino a que se cumplan muchas cosas y que sea lo que hoy soy.

Una de las cosas que fue distinta fue la convivencia. Aprendí a convivir con mis cha (sí, los dos a la vez) cuando Gabriel tenía 4, antes de eso éramos solo él y yo.

De por sí convivir con cualquier persona es difícil y requiere de mucho esfuerzo, amor y paciencia. Convivir con un chico es de locos y convivir con una chica como yo aún más, pero ese no es el punto.

Lo más difícil para mí fue convivir y a la vez criar. Tener ese balance entre aceptar la crianza de tu compañero, ceder de vez en cuando, conciliar es un trabajo arduo y que toma harrrrrrto tiempo y como todo en la paternidad: PACIENCIA.

¿Cómo se hace? No sé. Depende de cada relación y de la forma de criar que decidan, pero creo que hay cosas básicas que debes contemplar como estas:

– Comunicación. HABLA. No te quedes con nada guardado. Di qué te molesta y dile eso que te encantó que haga (y no haga)

– Sé agradecido. Valora cada cosa que el otro hace por ti. La chamba en ofi es súper cansada y a veces hacer las cosas requiere esfuerzo (¡agradécelo!) Y si la de la ofi es cansada… la de casa es agotadora.

– Pide. Si necesitas ayuda para algo, pídelo de buena manera y con las palabras mágicas que le enseñas a tus hijos 😉 no asumas “que debería hacerlo y saberlo”

– Hagan tareas Juntos. Incluye a tus hijos y escucha música mientras lo haces. Esto último es básico para sumarle diversión. Si pueden bailen también.

– Concilien y hagan tratos que ambos queden satisfechos. No siempre se debe ceder sino llegar a un punto medio.

– Discutan cuando los niños duermen o no están. Es más fácil, tranquilo y sano para nuestros hijos. A veces es mejor acordar esto y saber que cuando pueden empezar a discutir deben decir “lo conversamos después”. Ojo: es importante contarles que no siempre papá-mamá van a estar de acuerdo. Somos papás, pero primero seres humanos.

– No desautoricen al otro delante de los niños. Por más que estés completamente en desacuerdo. NO LO HAGAS.

– Si pueden, para llegar a acuerdos de crianza y pareja, salgan fuera de casa a conversar. A comer, al parque o a caminar. Otro ambiente siempre ayuda.

<<<<<<

Espero que las cosas que hemos ido aprendiendo en este tiempo de convivir y criar a la vez los ayude a ustedes también. De hecho es difícil cumplir todo y ser constantes; pero estoy convencida que todo se basa en la paciencia, comunicación, pero sobretodo el amor que se tiene por la pareja y la familia. Ah! Y las ganas de hacerlo! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s