No soy mamá full time

Me iba con cargo de conciencia al trabajo, con angustia y me echaba la culpa de cualquier pataleta, cambio de humor o tristeza que Gabriel podía expresar. No podía más, yo le estaba fallando y él estaba sufriendo por mí. Mi horario anterior era aterrador entre la universidad y el trabajo, un crimen ver tan poquito a mi hijito. Me concentré tanto en eso que dejé de lado la etapa increíble que estaba cerrando, los logros que estaba obteniendo y lo necesario que fue el nacimiento de Gabriel para que todo pase así, tan retador pero feliz.

Mi vida estaba de cabeza y la culpa que invadía tanto mi cuerpo no ayudaba. Hasta que caí en cuenta lo que realmente estaba pasando, me dediqué a mis últimas semanas de universidad y al trabajo feliz, tranquila y sin temores. Sin el tonto miedo que estaba haciendo las cosas mal. Le dije un ratito a la culpa y seguí.

No estoy con mi hijo todos los días y ya no me siento culpable.

No lo llevo ni lo recojo del nido, no almuerzo todos los días con él y me pierdo dos veces a la semana verlo entrenar. He faltado a exposiciones, play dates y actividades que mi hijo tiene de lunes a viernes.

No soy mamá full time y me dejé de sentir culpable cuando me di cuenta que soy feliz así, que mi hijo va a estar bien si no está conmigo y que no le estoy fallando porque tengo un horario de oficina y un trabajo que realmente me encanta, me hace crecer y disfruto.

Cambié mi discurso con Gabriel y dejé de disculparme por no estar 24/7 con él. Llego del trabajo a abrazarlo y cobrarme todos los besos que no le di en el día, sin pena a tirarme a la cama a acurrucarme con él a contarle todo lo que me pasó y él pueda contarme cada actividad, cada logro y problema que sobrellevo. Yo le digo lo bien que me siento en mi nuevo trabajo, lo que voy a hacer pronto y él me cuenta lo que ese día dibujó, con quien jugó y qué pasó en el tenis y en el nido con sus amigos.

Pasamos fines de semana lindos para los dos, nos matamos de risa de cualquier cosa, renegamos pero disfrutamos el uno del otro caminando, saliendo o lo que sea pero estamos bien. Gabriel está feliz por mí, me siente bien y él también puede estarlo. Yo no puedo estar más orgullosa del pequeño mejor amigo que tengo a mi lado y no dejo de sorprenderme de lo mucho que puede lograr el tiempo que estoy y no con él.

No soy mamá full time, tal vez algún día lo sea o tal vez no, pero lo que decida será porque me hace feliz y ya no me siento culpable de eso.

13606605_1729018364035132_1562413292523480099_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s