Dale, que no tengo miedo.

Han sido tantos cambios que no sé por dónde empezar.
Me has puesto tantos retos que nunca pensé iba a poder superar, que me daban nervios y tanto miedo.
Pero ya no. Ya no me da miedo.
Después de tantas cosas y tanto amor cubriendo mi corazón ya no me da miedo lo que pueda venir hoy, mañana o cuando tenga tres décadas más.
Porque hoy me veo a través de tus ojos. Siento en tu mirada el miedo cuando todo es incierto, pero más a menudo me llena de fuerza tu seguridad, eso que solo tú puedes hacer. Y es que hemos sobrepasado tanto como familia, como seres humanos. Hemos aguardado tanto para crecer un paso adelante y no escondernos dos atrás. Y de verdad, ya nada me da miedo, porque sé que vamos a poder superar todo juntos. Porque tú lo puedes todo y yo también.
Ya no tengo miedo de caerme y pedir perdón, porque siempre estarás tú para levantar mi mano más veces que yo la tuya y decirme que todo está bien.
Ya no me da miedo ponerme triste porque sé que tú sabes entenderme, darme mi espacio y son menos las veces que me siento así por ti. Ya no molesta reírme de mí, no me molesta más hacer tanto y a veces no hacer nada, porque siempre lo hacemos juntos y te encanta tanto como a mí. Ya no me asusta que algo me salga mal, porque sé que siempre eso va a servir para hacer ese algo mejor.
No tengo miedo de estar sola, porque tú me has dado una familia completa, un compañero por siempre y mucho apoyo en todo.

Ya no tengo el miedo que tenía hace cuatro años. Ahora ya te conozco, ya sé que te apasiona y que te desagrada, ya no tengo miedo al “qué vendrá”, porque sé que siempre vendrá contigo y eso siempre va a estar bien.
No me da más miedo ser una mamá loca, una mamá demasiado amorosa, gritona, muy niña y engreída.. Porque esa mamá amas, esa mamá aceptas, a esa mamá respetas y cuidas.
“Mamá, yo te cuido” y siempre voy a estar así contigo.
Ahora sé que nunca se lucha de más, y preocuparse menos para ser más felices funciona. Preocuparse por lo externo, lo innecesario, lo que se va a acabar.. nunca debe ser en exceso.
Porque si te tengo a ti, tus juegos, tu amor y tu inmensa inocencia.. es suficiente. Nada más falta en nuestras vidas.

Tú, me has quitado todos los miedos y me has llenado de esperanza, de coraje. Tú, y siempre vas a ser tú.

Gracias,
Mamá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s