Los terribles dos se fueron pero dejaron un reemplazo

 

Sin título
¿Creyeron que los terribles dos duran solo un año? ¡¡¡¿¿¿De verdad???!!!
Lamento darles la TERRIBLE noticia que no. Me parece que son algo así como el nivel básico de lo alocados, movidos, interminables y TERRIBLES que se ponen nuestros hijos. Pasan los dos y no se van diciendo un hasta nunca… ¡no! Dejan un reemplazo para el carácter de los niños y empieza los terribles 2 volumen 2, chapter 2 o mejor… los terribles 3.

Gabriel ha cumplido tres hermosos añitos hace dos meses y está… de matarlo!!! (como diría mi abuelita)
Los tres trae consigo una mezcla de cosas… Porque, muy a nuestro pesar, ya no son unos bebés ☹ pero siguen siendo niños pequeños. En mi caso, las pataletas han aumentado y los roches en la calle (que siempre creí JAMÁS me pasarían) son más a menudo. Y porque está cansado, porque quiere algo o por lo que sea.

Hay muchas veces también, que ya saben cómo son las cosas y te retan por puro gusto y tantear a ver qué tan paciente eres… De verdad, me pasa que le digo algo y parece que tuviera tampones en los oídos o mi voz la escuchara diferente… y hace totalmente lo contrario!!! Y me saca canas verdes, amarillas y tricolor.

Y bueno… se vuelven súper antojados. Juuuuusto quieren esa cosa que juuuuuusto no hay o se les ocurre ir al baño en plena calle donde no existe baño y habiendo tú, muy preparada, preguntado más de 10 veces antes de salir si quería pichi o demás… Parece que la calle los estimulara a la pichi… y demás.

En los terribles tres las ocurrencias de hecho también son más y las cosas que notan o se les ocurre decir de otras personas (en un volumen tipo megáfono) son normales y tienes que estar preparada para las ocurrencias… Como cuando te preguntan cuántos bebitos tiene esa señora en su PANZOTA (roche total) o porque ese señor tiene tantas líneas (arruguitas) marcadas con plumón. Así que, prepárate con las explicaciones, las preguntas y las miles de disculpas que tendrás que dar. Son muchas!

Y no olvidemos el compañero infaltable de los terribles tres, el cupón gratis, el 30% más de la oferta… el ¿POR QUÉ?. Mami y porqué comes, porqué vas al baño, porqué ya no existen los dinosaurios, porqué Jesucito está en la cruz, y porqué la gente muere, y porqué sí y porqué no y porqué porqué porqué!!!!!!!! Y siempre que das respuesta.. vendrá detrás un… pero ¿POR QUÉ?

Las cosas se tiran más, el juego es más creativo para que sea bueno (y si no, fuiste), las correteaderas son más, el cansacio es menos, la imaginación es muuucho más amplia y te vuelven loca!!!

La vida es un caos y los retos son más… pero su crecimiento es lindo, complicado y único. Es una edad riquísima con muchas cosas nuevas pero de verdad, terribles. En todo sentido… y a toda edad, se requiere de muuuuuucha paciencia, buen humor y otra vez, más paciencia. Y sí se puede.

Si tu hijo tiene tres, y nada de esto te ha pasado, me sentiré una loca y mi envidia sana va contigo. Y si aún no te ha pasado… que la suerte te acompañe. Siempre estamos las demás mamás para hacer catarsis.

Dale, que no tengo miedo.

Han sido tantos cambios que no sé por dónde empezar.
Me has puesto tantos retos que nunca pensé iba a poder superar, que me daban nervios y tanto miedo.
Pero ya no. Ya no me da miedo.
Después de tantas cosas y tanto amor cubriendo mi corazón ya no me da miedo lo que pueda venir hoy, mañana o cuando tenga tres décadas más.
Porque hoy me veo a través de tus ojos. Siento en tu mirada el miedo cuando todo es incierto, pero más a menudo me llena de fuerza tu seguridad, eso que solo tú puedes hacer. Y es que hemos sobrepasado tanto como familia, como seres humanos. Hemos aguardado tanto para crecer un paso adelante y no escondernos dos atrás. Y de verdad, ya nada me da miedo, porque sé que vamos a poder superar todo juntos. Porque tú lo puedes todo y yo también.
Ya no tengo miedo de caerme y pedir perdón, porque siempre estarás tú para levantar mi mano más veces que yo la tuya y decirme que todo está bien.
Ya no me da miedo ponerme triste porque sé que tú sabes entenderme, darme mi espacio y son menos las veces que me siento así por ti. Ya no molesta reírme de mí, no me molesta más hacer tanto y a veces no hacer nada, porque siempre lo hacemos juntos y te encanta tanto como a mí. Ya no me asusta que algo me salga mal, porque sé que siempre eso va a servir para hacer ese algo mejor.
No tengo miedo de estar sola, porque tú me has dado una familia completa, un compañero por siempre y mucho apoyo en todo.

Ya no tengo el miedo que tenía hace cuatro años. Ahora ya te conozco, ya sé que te apasiona y que te desagrada, ya no tengo miedo al “qué vendrá”, porque sé que siempre vendrá contigo y eso siempre va a estar bien.
No me da más miedo ser una mamá loca, una mamá demasiado amorosa, gritona, muy niña y engreída.. Porque esa mamá amas, esa mamá aceptas, a esa mamá respetas y cuidas.
“Mamá, yo te cuido” y siempre voy a estar así contigo.
Ahora sé que nunca se lucha de más, y preocuparse menos para ser más felices funciona. Preocuparse por lo externo, lo innecesario, lo que se va a acabar.. nunca debe ser en exceso.
Porque si te tengo a ti, tus juegos, tu amor y tu inmensa inocencia.. es suficiente. Nada más falta en nuestras vidas.

Tú, me has quitado todos los miedos y me has llenado de esperanza, de coraje. Tú, y siempre vas a ser tú.

Gracias,
Mamá.