Ha pasado tanto tiempo.. y tan rápido.

Hace días me pongo a pensar en lo rápido que se pasa el tiempo. ¿No sienten? Sé que a diario no nos detenemos a voltear y ver los enormes años que han pasado, las cosas que han cambiado y los pasos que hemos avanzado (o retrocedido). No pues, no siempre te pones a pensar en eso. No siempre tu vida corre tan rápido como cuando volteas y no ves tu vida, sino la de tus hijos. Hoy Gabriel cumplió 2 años y 11 meses. (35 meses en el mundo y 44 de vida) ¡asu!

282313_10151201214533618_576912338_n

Tanto tiempo ha pasado desde que me enteré que Gabriel venía en camino y de verdad, se ha pasado demasiado rápido. No sé si es mi carácter o todas las mamás (y papás) nos ponemos así.. pero me da nostalgia. Me pone triste y a la vez feliz. Me da pena ver que Gabriel ya no sea un bebé que depende a toda hora de mí. Ya no depende de mí ni siquiera para alimentarse. Puede hacer TANTAS pero TANTAS cosas solo y con gran facilidad.. y sí, pues.. me enorgullece tanto también, me llena de alivio.. pero me da pena y no puedo evitarlo. Saber que algunas etapas no van a regresar y que tengo que entrar a mis fotos pasadas para recordar lo bebito que era.. lo indefenso y siempre amoroso bebé. Pero hoy veo su cama (sí, SU cama), en la que hoy duerme solo, aunque sea la mitad de la noche.. y veo a un niño enorme, tan lejos de ese bebe que balbuceaba. Lo veo y de verdad, no lo creo.

Aún con la pena de verlo crecer, me encanta saber que me entiende, comprende cada instante que pasamos y tiene la gran capacidad de acompañarme para darme esa fuerza que necesito cada día que pasa, que pasa tan rápido. Me encanta que sepa expresar lo que siente y sea tan sincero. Me llena tanto saber que diferencia, la gran mayoría de las veces, entre lo bueno y lo malo, y siempre se esfuerza por hacer lo primero.

Estoy convencida que para una mamá nunca va a estar de más el tiempo con sus hijos, y más cuando ves lo rápido que crecen. Mi bebé (que siempre lo será) crece tan rápido cada día, en esta vida tan loca y apurada que vale la pena cada cosa con él. Cada momento, cada sonrisa, cada enseñanza y cada angustia.. todo.

Pero es cierto, creo a todos nos pasa que queremos que el reloj se detenga un ratito.. y no corra tan rápido con la edad, la madurez y los pasos de los niños. Todos quisiéramos más tiempo para todo. Para hacer más cosas, para ir a más lugares, para disfrutar más. Pero el tiempo es nuestro enemigo, de algún modo, solo hay que unirnos a él.

Hoy recuerdo cuán imposible veía este reto tan inmenso.. y lo pequeño y posible que lo hizo Gabriel. Y aunque también quisiera que el tiempo no corra y poder abrazar a mi hijo siempre, siendo mi pequeñito.. sé que va a crecer y eso me llena de felicidad, ansiedad buena.. esperando más alegrías, retos y buenos momentos juntos.

11887834_10203359869437187_4367951478754987356_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s