Formando mi propia etapa.

El otro día estábamos regresando del nido, y una señora que iba con nosotros en el colectivo regresando a la casa me dice: “Pobeshito, ya se durmió”. Le conté: Sí, felizmente siempre se duerme a esta hora de regreso para que se acueste temprano. Me dijo, “aaaah” y me quedo mirando un rato. Me miraba, y me miraba y me miraba y yo solo volví a mirarla para sonreír medio incómoda. No se aguantó y me preguntó: ¿Eres su mamá? y yo orgullosa le dije: ¡SÍ!. Me respondió: Ohh qué pena, y ¿cuántos años tienes?. Le respondí que 20, pronto llegó al paradero de su casa y se bajó del auto diciéndome en muy buena onda: ¡Yo a los 20 estaba festejando, suerte!
Solo me sonreí y todo el camino seguí sonriendo.
¿Pena? ¿Por qué me tendría que tener pena? Seguramente porque mi vida cambió por completo cuando tu llegaste. Sí, se transformó muchísimo pero para bien.
Sinceramente, no sé si esté bien o mal, pero no me interesa mucho haber reducido mis salidas a dos o tres por año, preferir ver una peli de Pixar acurrucadita contigo hasta que te quedes dormido en lugar de estar en una discoteca o pub. Tal vez será porque mi cuerpo pide eso luego de terminar agotada toda la semana o porque me llena más que cualquier cosa.
Al llegar a mi vida terminaste mis amanecidas en reuniones, salidas con papá (al menos ya no tan seguido) o salidas con amigas para llenar biberones, calmar llantos y cambiar pañales.. Dejaste de lado un montón de cosas para ser mi prioridad. No cortaste etapas, abriste una nueva y la más linda de todas.
Lo único que me frustra, es no poder ofrecerte todo lo que te mereces, no poder dedicarte a veces la cantidad de tiempo que necesitas. Me apena no poder establecerte en un hogar que esté papá y mamá todos los días. O el hecho de todavía no haber terminado la universidad. Pero cada una de las cosas que nos faltan, que no completamos o no podemos alcanzar AÚN, me van a permitir enseñarte que uno valora más cuando te toma más esfuerzo y tiempo. Las cosas, el amor, las relaciones y las personas que más amas y más te apoyan.
Nosotros tenemos nuestras metas bien establecidas, o al menos por ese camino vamos y tú estás de la mano de nosotros (mi equipo incondicional) avanzando, aprendiendo y siendo el motor de todo.
Nunca me voy a cansar de decirte que eres mi fuerza. que eres eso que necesitaba para trazarme un camino que aunque a veces parezca inalcanzable, se está formando.
Estoy inmensamente orgullosa de ser tu mamá y de mirar tu sonrisa día a día. Gracias por enseñarme tanto en tan poco tiempo y por crear la etapa más de linda de toda mi vida, que será para siempre.
Te ama
Mamá.

20140716-001200.jpg

Un comentario en “Formando mi propia etapa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s